martes, 18 de julio de 2017

Sagartoki: cuando haces pop, ya no hay stop

Sagartoki
https://www.sagartoki.com
C/ Prado, 18
Vitoria

Somos muchos los que huimos unos días al norte buscando fresco y aunque Vitoria tiende a ser la olvidada de las capitales vascas, un buen paseo por sus amplias avenidas y jardines es más que recomendable. En el 2012 fue Capital Verde y en el 2014 Capital Gastronómica. Además, cada mes de diciembre organiza Ardoaraba, un encuentro en el que durante ocho días Vitoria se convierte en la capital del vino. Así que como ves, las razones para no olvidarse de Vitoria son poderosas. 

A Sagartoki hemos venido varias veces, no siempre con cámara en mano, porque se pone hasta los topes y no siempre es cómodo andar con el vino, el pintxo y la cámara; pero siempre que hemos venido nos hemos dejado tentar por su famoso Pintxo de Huevo y Patatas, preparado con unas patatas muy finas que envuelven la delicada yema y que luego se fríe como un pequeño paquete. El pintxo hay que comerlo de un bocado para evitar que la yema termine derramándose y es un auténtico vicio. Comerías varios del tirón. Mientras que os cuento cómo comerlo no puedo evitar acordarme de nuestro amigo Jon, que terminó con huevo por todas partes a pesar de haberle explicado varias veces cómo comerlo. Estoy segura de que cada vez que volvamos a Sagartoki nos acordaremos de él. 

Pero no todo es Huevo y Patatas, aquí tienen una barra estupenda de pintxos y raciones que preparan al momento. No podéis marcharos sin probar sus riquísimas Croquetas, como las clásicas de Jamón o las más atrevidas de Queso Azul y Nueces.

Con respecto a los vinos, la opción es muy variada, los conservan estupendamente y los sirven bien, así que si pasas por Vitoria, ya sabes dónde parar. 

Huevo y Patata
Croqueta de jamón y de queso azul y nueces
Foie y Frambuesa
¿Vino o cerveza?

jueves, 29 de junio de 2017

Las chicas son guerreras

Ya sabemos eso de las "Chicas son guerreras" y en este caso, el dicho nos viene al pelo para hablar de  Justine Faucon y Carmen Aparicio, dos jóvenes empresarias afincadas en Antequera que han revolucionado la ciudad con sus fantásticas catas y actividades: rutas guiadas por Antequera, Visitas nocturnas, Senderismo o Viajes en moto son algunas de las muchas actividades que podrás realizar si te acercas a Rutas Cero Tours.

Carmen está haciendo por los vinos de Málaga lo que hace años pedíamos a gritos y junto con Justine están planteando actividades que precisamente el año pasado escribíamos en nuestra Carta Gastronómica a los Reyes Magos. ¿La leerían o será que los Reyes de verdad existen y se lo han chivado? ;)

Cuando pienso en todas las actividades que han organizado desde que empezaron, me parece increíble que no se conozcan de toda la vida y es que el cerebro de Justine parece una fuente inagotable de ideas que no descansa ni un minuto. Con Carmen Aparicio forman una auténtica revolución. Con los vinos como protagonistas, son muchas las catas que han organizado: maridadas con chocolate, con sushi, con jamón... Las dos últimas tuvieron un emplazamiento espectacular: el Mirador de la quinta planta del Parking Carmona. Los dueños ni se creerán la publicidad que han tenido con estas catas. Seguro que en esas dos visitas han tenido más fotos y halagos que desde que lo pusieron en marcha.

Este verano han colado una fantástica actividad en el programa de Luz de Luna 2017 y "amenazan" con seguir divirtiéndonos y enseñándonos. Así que ¡larga vida a Carmen y Justine! Gracias por poner vuestros ojos en Antequera y hacernos disfrutar.

Carmen Aparicio Experiencias
Rutas Cero Tours

Justine y Carmen durante la cata de generosos organizada en "Visita Antequera" 
Carmen y Dani de Bodega "Niño de la Salina" durante la primera cata en Visita Antequera
Carmen en la Cata de Vino y Jamón en el Mirador del Parking Carmona 
Una de las joyitas a las que nos hemos aficionado
Cata de vino y sushi


jueves, 22 de junio de 2017

Ruta de "tapas" por Hanoi

Lo de ir de Ruta de Tapas no es exclusivo de España y es rara la ciudad que no tiene su tour de vinos, tapas o platos típicos. Después de varios días de palizones y de cambio de planes intentando esquivar un simpático tifón que había decidido venirse con nosotros a Hanoi, pensamos que ya estaba bien de autobuses con asientos minúsculos y carreteras tortuosas y optamos por quedarnos a explorar Hanoi sin prisa, darnos algún que otro masaje y ¿cómo no? ¡comer!

Tras dos semanas por Vietnam, su gastronomía nos era más que familiar, pero siempre se puede conocer algo nuevo y estaba claro que con este plan conoceríamos comida que solos quizá no encontraríamos y nos mezclaríamos más con la gente local. Phi fue nuestro guía durante una noche que terminó con uno de los mejores cafés que hemos tomado nunca y compartiendo risas con un grupo de vietnamitas en una minúscula terraza mientras mirábamos hipnotizados el incesante y ruidoso ir y venir de motos en Hanoi.

Lo mejor del tour fueron el riquísimo Bún Chà y las risas que nos echamos en el Café Dinh. Guardamos ese momento como uno de los mejores del viaje. Lo peor, ¡comer sin agua ni cerveza con el calor sofocante que hacía! Por lo que Phi nos dijo los vietnamitas acostumbran a comer y luego beber, no beben comiendo... ¡Horror! Y ya que nos cobró a precio europeo, pues podíamos haber ido intercalando alguna Hanoi Beer. Tampoco necesitábamos morir deshidratados para vivir una auténtica experiencia vietnamita.

La comida es realmente barata en Vietnam, especialmente si eres vietnamita. Curiosamente aquí siempre hay dos precios para todo: el que pagan ellos y el que paga el turista. Así que obviamente pagas muchísimo más que si fueses por tu cuenta, pero puede ser una experiencia divertida y una buena forma de tomar contacto con la ciudad o la gastronomía del país. Si os animáis a hacerla, os la recomendaría para el primer o el segundo día. Nosotros a esas alturas ya teníamos un master gastronómico.

Si preferís ir explorando por vuestra cuenta, os dejamos las direcciones, todas en el Hoam Bien District y las fotos de lo que tomamos. Estamos seguros de que os entrará curiosidad y terminaréis investigando.
  1. Thanh Hop Restaurent (12 Dinh List street): para tomar un estupendo Bún Chà
  2. Banh My P (12 Hang Buom): donde disfrutar el archiconocido bocadillo vietnamita.
  3. Bánh Cuôn Quang An (72 Hàng Bõ): ¡qué meritazo tienen las mujeres vietnamitas! Son unas trabajadoras incansables. Esta mujer pasa entre cacerolas unas catorce horas diarias y lleva así más de veinte años. Sus Bánh cuốn son deliciosos.
  4. Xôi Chè Bà Thìn (1 Bát Đàn) un pequeño puesto que sirve un refrescante postre con gelatina y toques de jazmín, perfecto para el verano.
  5. Chè Sài Gòn (Hoa Quà Tuoi 4 Mùa) ¡a la rica fruta! una curiosa muestra de jovenzuelos, hombres trajeados, turistas... todos en las minisillas, ¡por supuesto!
  6. Cafe Dinh (13 Dinh Tien Hoang Street, segundo piso): ¿café con huevo???? sí, sí; eso mismo pensamos nosotros. Tras probarlo, nos declaramos fans absolutos. 

Thanh Hop Restaurent, 12 Dinh List street
Riquísimo Bún Chà
Banh My P, 12 Hang Buom
Banh mi, el famoso bocadillo vietnamita
Bánh Cuõn Quang An
Bánh cuốn
Súper refrescante
Las animadas calles de Hanoi y sus mini sillas
Fruta fresquísima
Ca phe trung (egg coffee)